Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Engañabobos

Lunes, 2 de Diciembre de 2019

Los engañabobos son fáciles de detectar, pero debe reconocerse que bien ensamblados engañan siquiera a los ignorantes.  Uno de los últimos es el que carga sobre Rusia el golpe de estado de Cataluña y la revolución callejera posterior.  Ya en su día, el juez Vidal – nada que ver con quien escribe esto – señalaba a 30 países que iban a reconocer a la Cataluña independiente. 

Once pertenecían a la Unión Europea – o sea socios y aliados de España – y otros diecinueve a Hispanoamérica, es decir, hermanos de sangre.  Curiosamente, en aquel listado no aparecía Rusia – el Kremlin dio al enviado de Puigdemont con la puerta en las narices – ni otra nación que ha entrenado a los mozos de escuadra y a los espías del nacionalismo catalán.  Vaya sabiéndolo el universo mundo: Putin era un aliado de Puigdemont.  ¡Ah, y había espías rusos en Cataluña donde, como todos saben, jamás ha recalado un agente secreto de ninguna potencia!  Puedo imaginarme que estas maniobras de intoxicación tienen alguna finalidad.  No creo que entre ellas se encuentre la de justificar la presencia de tropas españolas en la frontera con Rusia porque deben ser unas docenas de ciudadanos los que saben que hay  soldados localizados en aquel lugar que nada tiene que ver con los intereses estratégicos de España.  Me inclino más bien a que se trata de cargar las responsabilidades de los desaguisados propios a un tercero, algo, históricamente hablando, muy habitual en esta España donde cada vez que se indica algún mal histórico siempre surge el cretino que grita “¡leyenda negra!”.  Ahora va a resultar que Jordi Pujol no estudió en un colegio nazi donde se saludaba brazo en alto sino que se llama Georgui Pujolov y lo entrenaron en la Academia Frunze.  Y a Puigdemont no lo defienden los belgas para que siga en Waterloo sino que habita una dacha a las afueras de Peredelkino.  Y los CDR no son salvajes adoctrinados en las aulas catalanas sino miembros disfrazados de las Spetnatz.  Incluso Quim Torra no es catalán sino que nació a orillas del Don apacible.  Les diré más:  el obispo de Solsona que tanto ampara a los golpistas catalanes se llama, en realidad, Tijón y depende del patriarcado de Moscú.  Cosa lógica porque Pilar Rahola es como la Natasha de Tolstoi, pero en bajito.  Ya es grave que haya quien cae en un engañabobos, pero anda que los que se prestan a difundirlos…

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

The Irishman

The Irishman

Dic 04, 2019 Puntuación: 0.00

Despegamos: Corrupción empresarial ibérica: miedo, asco y fraude en el Ibex 35 - 06/12/19

Despegamos: Corrupción empresarial ibéri…

Dic 06, 2019 Puntuación: 0.00

Editorial: La mentira de la sanidad española - 04/12/19

Editorial: La mentira de la sanidad espa…

Dic 04, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits