Viernes, 10 de Julio de 2020

Adiós, don Ricardo

Viernes, 27 de Noviembre de 2015
Me encuentro en Lima, aquella ciudad a la que se refirió una y otra vez Adam Smith, obsesionado por su relevancia, cuando me entero del fallecimiento de Ricardo de la Cierva.

Departí con él en no pocas ocasiones; lo entrevisté para radios y televisiones y me sentí enormemente honrado cuando me dijo que, una noche, no pudo dormirse hasta que concluyó la lectura de mi Checas de Madrid. Venía de una familia ilustre que había dado al inventor del autogiro, a ministros y a asesinados – su propio padre - en Paracuellos, pero nunca percibí ni en su obra ni en su trato un sentimiento de superioridad clasista o de soberbia intelectual. Sus distintas obras sobre Franco, Carrillo, la masonería o la presencia de la izquierda en el seno de la iglesia católica – por sólo mencionar cuatro aspectos de su labor como historiador – siguen resultando de lectura obligada y no son pocos los que las han utilizado y saqueado aunque hayan borrado las huellas de la villanía. Era un hombre profundamente católico, pero jamás vi que se aprovechara de esa condición como tantos “católicos profesionales”. Por el contrario, creo que le costó más de un sinsabor. Tenía posiciones acendradamente tradicionales, pero su tradicionalismo nunca fue cerril ni mostrenco sino unido a una educación exquisita. Pudo medrar a costa de sus creencias – recuerdo a un miserable catedrático de Historia contemporánea, ya difunto, que lo odiaba sólo porque había llegado a ministro mientras que él, a pesar de sus intrigas, nunca lo había conseguido – pero prefirió tener la conciencia tranquila. Cuando, en un momento determinado, alguna editorial insistió en censurar sus obras porque eran políticamente incorrectas, De la Cierva optó por fundar su propia editorial y, por cierto, vender magníficamente los libros con lo que la casa publicadora en cuestión perdió enormes beneficios por puro sectarismo. En muchas cosas estuvimos de acuerdo – cuando me citó en sus libros siempre me mencionó de manera acentuadamente elogiosa – y en no pocas disentimos, pero siempre tuve la sensación de encontrarme ante un sabio del que se podía aprender, con el que se podía dialogar y del que se podía disentir. Me imagino a Mercedes, a la que dedico tantos libros, desconsolada por esta gran pérdida. En la nación donde ahora resido no dudarían en cubrirlo de elogios y dedicarle una calle. En la que nací, de contar con una vía que llevara su nombre, lo estarían arrancando ahora. Descanse en paz porque, sin duda, ha ido a un lugar mucho mejor.

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)
Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en HAS

Ahora es tendencia

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 03/07/20

Programa Completo de La Voz de César Vi…

Jul 03, 2020 Puntuación: 0.00

Despegamos: Subida encubierta del IVA de los alimentos y nacionalizaciones de empresas ‘made in Spain’ - 03/07/20

Despegamos: Subida encubierta del IVA de…

Jul 03, 2020 Puntuación: 0.00

Editorial: Joe Biden y los conflictos de intereses - 03/07/20

Editorial: Joe Biden y los conflictos de…

Jul 03, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits