Viernes, 29 de Mayo de 2020

Exaltación del franquismo

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Ha decidido el ejecutivo social-comunista incluir la exaltación del franquismo en el código penal.  Quien esto escribe nunca sintió el menor aprecio por el régimen de Franco.  En mi infancia y juventud, me pareció clerical, casposo y asfixiante y a medida que han ido pasando las décadas lo he ido viendo como la consecuencia de un pavoroso fracaso colectivo de los españoles, fracaso colectivo que incluyó un desastre republicano, una guerra civil y una dictadura de cuarenta años cuya alternativa habría sido otra de izquierdas presumiblemente no más abierta. 

Dicho esto, me inquieta profundamente que se entenderá por exaltación del franquismo.  Por ejemplo, si alguien enuncia los innegables éxitos económicos del desarrollismo franquista de los sesenta, ¿será castigado?  Si señala que peor habría sido la victoria del Frente popular, ¿será penado?  Incluso si alguien – la subjetividad es la subjetividad – afirma que la parte de su vida más feliz transcurrió durante el franquismo siquiera porque era mucho más joven, ligaba más y estaba más sano, ¿será sancionado?  Tengo que decir que la simple idea de que alguien sea castigado por hablar bien del régimen que sea me provoca una profunda repugnancia.  Supongamos que usted fue un policía de Franco infiltrado en una organización terrorista y que luego se ha dedicado a escribir panfletos a favor del dictador.  ¿Acaso por eso lo van a encarcelar?  ¡Hombre, por Dios, que diga lo que quiera y que escriba lo que le parezca!  Serán los historiadores, seguramente los de generaciones venideras, los que vayan afinando el juicio, positivo y negativo, del franquismo y también del nazismo y del comunismo.  Con el paso del tiempo, incluso personajes como Churchill o Roosevelt no quedarán bien parados ante las nuevas generaciones.  Hasta un día dejará de ser tabú la inmensa culpa de Polonia en el estallido de la segunda guerra mundial, un desastre cuyas semillas llevaba sembrando desde la primera.  Y así podría seguir multiplicando los ejemplos.  Sería una muestra de sensatez, de respeto y de democracia que los políticos no entren en la Historia ni para imponer una versión oficial afirmando la perversidad de Franco o las dulces bondades de la inquisición.  Sin embargo, todo indica que iremos en la dirección opuesta quizá porque Franco, las hogueras del Santo oficio, los autos de fe o los tribunales populares en lugar de ser eventos puntuales forman parte de una manera de ver a los demás como el enemigo al que hay que abatir, el hereje que se tiene que retractar o arder o el infeliz que llevará siempre el sambenito.  Dios  ampare a los pobres españoles.     

Crowdfunding 2020/2021

Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en Amazon
Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Despegamos: Botín toma La Moncloa, España ya tiene ángeles caídos y créditos para pagar las pensiones - 22/05/20

Despegamos: Botín toma La Moncloa, Españ…

May 22, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 22/05/20

Programa Completo de La Voz de César Vi…

May 22, 2020 Puntuación: 0.00

Entrevista a Roberto Macías, condenado por sacar a la luz la trama de corrupción de UGT en Andalucía - 22/05/20

Entrevista a Roberto Macías, condenado p…

May 22, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits