Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Residencias

Martes, 19 de Marzo de 2019

Leo horrorizado el caso de una residencia donde sedaban a los ancianos alimentándolos con una sonda.  El tratamiento sería indigno para cerdos o gallinas, pero es solo un ejemplo más del inmenso sufrimiento de no pocas residencias.

Debe ser terrible llegar a una etapa de la vida en la que nadie desea hacerse cargo de uno y con suerte consigue entrar en una residencia privada – lo de las públicas raya el milagro – que, incluso siendo de las caras deja mucho que desear. Debe ser espantoso vivir allí donde hay que esperar eternamente para ir al baño porque los empleados encargados de ese menester son escasos y pueden tardar tanto que el anciano prefiera orinarse encima.  Debe ser horrible comprobar que, en ocasiones, confunden las medicinas que tienen que adminístrate y sólo la gente cercana ve que has caído en el estupor. Debe ser angustioso resignarse a la idea de tragar una bazofia diaria a la espera - como los presos que, sin embargo, comen mucho mejor – de que alguien te traiga algo verdaderamente comestible.  Debe ser tristísimo que te sometan a un horario de colegio y que te obliguen a meterte en la cama y a levantarte a una hora determinada.  Debe ser aterrador que te suban el precio de la residencia aunque ninguno de los servicios mejores y que te preguntes si podrás costear todo con la pensión que te entregan tras toda una vida de trabajo.  Debe ser indignante que no te escuchen y que, por el contrario, te traten como a un crío diciéndote “no te quejes, Pedro” o “Juana, cómo estás hoy”.  Debe ser indescriptiblemente doloroso ver que en el tramo final de la existencia, cuando más amor y cuidados se necesitan, el estado prefiere gastarse el dinero en chiringuitos de feminazis, en enviar dinero a los golpistas o en cuidar del futuro de terroristas, pero se olvida de ti y te deja aparcado como a un trasto mientras piensa en una futura ley de eutanasia que te saque ya de este mundo.  ¿Es realmente tan difícil destinar recursos para esta gente que muere antes de que los socorra la cacareada ley de dependencia?  ¿Es tan imposible inspeccionar las residencias para comprobar si hay un personal suficiente, una alimentación decente, una atención digna?  Confieso que al contemplar ciertas residencias, temo por España, porque sé que hay un Dios justo que castiga el mal.    

Retiro - taller 'Desenmascarando a la Izquierda' con el Dr. César Vidal
Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Programa Completo - 16/09/19

Programa Completo - 16/09/19

Sep 16, 2019 Puntuación: 0.00

Rock of Ages

Rock of Ages

Sep 14, 2019 Puntuación: 0.00

Despegamos: Tormenta perfecta en la banca española - 16/09/19

Despegamos: Tormenta perfecta en la banc…

Sep 16, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits