Sábado, 4 de Abril de 2020

Serenidad y sabiduría

Lunes, 23 de Marzo de 2020

Mientras escribo estas líneas, las víctimas del coronavirus llevan a España a escalar puestos en la escala de la catástrofe.  No sólo la gestión ha sido tardía y mala sino además irresponsable.  Esa irresponsabilidad ha ido del ejecutivo nacional a los gobiernos autonómicos más preocupados por sus prerrogativas que por la vida de sus administrados pasando por periodistas que animaron a ir a la manifestación del 8-M a pesar del coronavirus. 

En términos prácticos y llegados a este punto, poca relevancia tiene semejante suma de incompetencia, sectarismo y falta de sensatez.  Sí resulta de enorme trascendencia lo que se hará para evitar que las secuelas del coronavirus no sean peores que la enfermedad misma.  ¿Las autonomías arrimarán el hombro en unidad o asistiremos a la pelea encarnizada y bochornosa de los que piensan sólo en mantener sus chiringuitos?  ¿Se aliviará el peso insoportable de los impuestos que expropian a los ciudadanos buena parte del fruto de su trabajo o se recurrirá a elevarlos más colapsando así la economía?  ¿Se reducirá el peso del sector público que nos ha arrastrado a un endeudamiento suicida o se aprovechará el coronavirus para aumentar los inmensos pesebrales públicos?  ¿Se impulsará el sector privado que es el único - ¡¡¡el único!!! – que crea empleo o se repartirán subsidios y subvenciones para amansar a una sociedad que, históricamente, ha sumado al asistencialismo de la santa madre iglesia el del santo papá estado?  ¿Se reorientarán las distintas ramas de la administración a enfrentar los desafíos reales de este mundo que no deja de cambiar o seguirán aumentando en la inútil difusión de lenguas minoritarias, de historiadores paniaguados y de medios sometidos?  Todas estas cuestiones y otras de no menor relevancia han de ser respondidas con serenidad.  Si las respuestas buscan el bien común, el favorecer a la mayoría, el ayudar a la nación, una calamidad como el coronavirus habrá servido para recomponer lo descompuesto, para enderezar lo torcido, para enmendar lo equivocado.  ¿Quién sabe si incluso no nos encontraremos con una oportunidad de corregir males de siglos en lugar de gimotear “¡leyenda negra!” mientras cerramos los ojos ante la realidad?  Quizá la Historia y la desgracia nos estén brindando una ocasión que, como sociedad, no hemos sabido labrar.   La podremos tal vez aprovechar si en lugar de el sectarismo, la superstición, el fanatismo y el egoísmo España actúa con serenidad y sabiduría.

 

Ya puedes comprar el libro de César Vidal Más que un Rabino en Amazon
Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Editorial: Los españoles se merecen que el gobierno vaya a la cárcel - 30/03/20

Editorial: Los españoles se merecen que …

Mar 30, 2020 Puntuación: 0.00

Condenados a morir de hambre

Condenados a morir de hambre

Mar 30, 2020 Puntuación: 0.00

Abraham, Martin and John – Precious Memories

Abraham, Martin and John – Precious Memo…

Mar 28, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits