Martes, 25 de Febrero de 2020

Lucas, un evangelio universal (VI): Antes de la vida pública (IV) (2: 41-52): la niñez

Domingo, 9 de Febrero de 2020

El relato de Lucas sobre la niñez de Jesús resulta hermoso en su notable sencillez y profundidad.  La afirmación de que sus padres bajaban por Pascua a Jerusalén nos proporciona la visión de una familia judía piadosa (2: 41).  Su vida era sencilla y humilde, pero esas circunstancias no sólo no los apartaban de honrar a Dios sino todo lo contrario.  Precisamente cuando Jesús tenía doce años – actualmente la bar mitzvah se celebra con trece años – la familia subió a Jerusalén (v. 43).  Acabada la fiesta, Jesús se quedó en la ciudad sin que lo supieran los padres.  La atención a los otros hijos, la suposición de que iría con amigos o parientes o la simple confianza en ellos evitaron que se alarmaran por la ausencia de Jesús (v. 44-45).  Al percatarse de la ausencia regresaron a Jerusalén y comenzaron a buscarlo.  No fue fácil dar con él quizá porque en Jesús veían a un niño bueno, pero normal. 

Finalmente, lo encontraron en el templo.  En contra de lo que se cuenta.  Jesús no era un niño repipi que andaba dando lecciones a los rabinos como aparece en ciertas representaciones artísticas.  Era un niño interesado en las cuestiones del Señor.  Por eso, en medio de una reunión de maestros de la Torah escuchaba y preguntaba (v. 46).  La descripción constituye todo un tratado educativo.  Jesús aprendía como deben aprender todos aquellos que tienen doce años: escuchando y preguntando.  No es, desde luego, la imagen que vemos hoy donde en las series de televisión los mocosos son más inteligentes que sus madres – generalmente, histéricas – o sus padres, unos imbéciles integrales.  A los doce años, aquel que desee crecer adecuadamente ha de escuchar a sus mayores y resolver sus dudas e ignorancia mediante preguntas.   No era señal de cortedad porque, a decir verdad, los que escuchaban a Jesús se quedaban maravillados por lo que decía (v. 47).

La reacción de María fue la natural en una madre.  Preguntó a Jesús por qué se había comportado así sin tener en cuenta la preocupación de sus padres (v. 48).  La respuesta de Jesús no fue una protesta alegando que no le dejaban en libertad, que no podía vivir su vida, que lo agobiaban.  Fue que no había razones para preocuparse porque era obvio que tenía que ocuparse de las cosas de su Padre (v. 49).   Pero ni José ni María lo entendieron (v. 50).  De ahí, Jesús no derivó una sensación de superioridad sobre unos padres ignorantes o menos espirituales.  No los trató con desprecio o displicencia.  Por el contrario, regresó con ellos a Nazaret y les estuvo sometido (v. 51).  Lucas comenta – posiblemente se lo contó María – que la madre se quedaba con aquellas cosas y reflexionaba sobre ellas, quizá sin sacar mucho en claro.  Mientras tanto Jesús crecía en todos los sentidos: física, mental y espiritualmente (v. 52).     

CONTINUARÁ

Ya puedes comprar el libro de César Vidal Más que un Rabino en Amazon


Conferencia de César Vidal: La Importancia de la Biblia en el siglo XXI en Guatemala
Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

La economía que se fue - 18/02/20

La economía que se fue - 18/02/20

Feb 18, 2020 Puntuación: 0.00

Marxismo cultural (I)

Marxismo cultural (I)

Feb 18, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo - 18/02/20

Programa Completo - 18/02/20

Feb 18, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits