Miércoles, 19 de Junio de 2024

Francisco de Quevedo o el dominio del idioma

Jueves, 26 de Febrero de 2015

Si Cervantes fue la quintaesencia de lo noble y Lope, la exuberancia creativa, don Francisco de Quevedo y Villegas encarnó el dominio de la lengua. Madrileño como los anteriores, logró que su poesía alcanzara los cielos y descendiera a los orinales.

​Supo dejar su huella magistral en la novela y en el relato – El Buscón, Los sueños… - e incluso se adentró con no poca fortuna en la reflexión filosófica y política. A diferencia de sus otros dos paisanos, su relación con la política fue profunda y trágica. Participó en la famosa Conjura de Venecia, supo lo que era verse apartado de la corte al caer el partido – el del duque de Osuna – en que había militado e incluso sufrió el destierro. El cambio generacional que significó la llegada al trono de Felipe IV volvió a catapultarlo hacia la cima y en 1632 incluso fue nombrado secretario del monarca. Solterón empedernido, fumaba y bebía sin moderación – llegó a llamársele Quebebo – siendo cliente habitual de los prostíbulos a pesar de tener una amante fija llamada Ledesma. Aquella imagen, poco compatible con la de la España de la Contrarreforma, intentó ser corregida por su valedor, el duque de Medinaceli, obligándole a casarse con una viuda llamada Esperanza de Mendoza. El matrimonio duró tres meses lo que no deja de ser revelador. Con todo, lo peor para él fueron su clarividencia y la sempiterna envidia hispánica. En su correspondencia personal, se aprecia que era consciente de que la nación iba al desastre enredada en guerras religiosas contrarias a sus intereses. En 1639, bajo la servilleta del rey se encontró un poema titulado Sacra, católica, real Majestad… donde se denunciaba la desastrosa situación nacional. Como consecuencia de aquel episodio, Quevedo fue desterrado al convento de san Marcos de León – aunque, en contra de lo que se afirma, la decisión no partió del Conde-duque de Olivares – de donde salió en 1643 para retirarse a Loeches y fallecer allí dos años después. Contradictorio - fue misógino y autor de la mejor poesía amorosa del XVII al igual que hombre de mundo y antisemita - nadie dominaría ya el español como él.

Próxima semana: El conde-duque de Olivares

Ahora es tendencia

Despegamos: Pucherazo español, caos argentino, juego en la FED, eutanasia mental y pasión turca BBVA - 13/06/24

Despegamos: Pucherazo español, caos arge…

Jun 13, 2024 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 12/06/24

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Jun 12, 2024 Puntuación: 0.00

Despegamos: Agenda 2030 en el G7, ataque al euro, aranceles eléctricos, rebelión en Tesla y plutocracia española - 12/06/24

Despegamos: Agenda 2030 en el G7, ataque…

Jun 12, 2024 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits