Lunes, 14 de Octubre de 2019

"Hunos" y "hotros"

Martes, 24 de Septiembre de 2019

Ante la amenaza de la enésima película sobre la guerra civil, esta vez relacionada con Unamuno, me he dedicado a repasar durante el verano buena parte de su obra y, en especial, el bosquejo de su inconcluso Del resentimiento trágico de la vida.  Para los vencedores, fue un referente e incluso lo enterraron vestidos de camisa azul y gritando “Camarada Miguel de Unamuno, presente”. 

Para los vencidos fue la oportunidad de cargar contra sus enemigos señalando que a punto estuvo Millán Astray de descerrajarle un tiro.  Ambos manipularon interesadamente la verdad.  Tras un paso efímero por el PSOE – del que soltó pestes – Unamuno se definió como liberal.  Le horrorizó el frente popular que, mediante descarado pucherazo, subió al poder en febrero de 1936 y apoyó inicialmente el alzamiento de julio pensando que detendría lo que veía como el final de España.  Apenas tardó en desilusionarse.  El día del famoso choque con Millán Astray llevaba en el bolsillo de la chaqueta una carta que le había dirigido la esposa de Atilano Coco para que intercediera por él.  Coco era el único pastor protestante de Salamanca y amigo de Unamuno y sería, efectivamente, pasado por las armas.  Sobre el dorso de aquel sobre, Unamuno escribió unas apresuradas notas sobre lo que iba a decir.  Se cuenta – quizá sea cierto – que, al agarrarse de su brazo Carmen Polo de Franco, lo salvó de que le dieran dos tiros como a tantos otros.  La verdad es que, cobardemente, sus compañeros de claustro consiguieron que lo cesaran como rector y que Unamuno pasó sus últimos días atormentado por la mezcla de insania, de sadismo, de crueldad y de cobardía que había invadido España de norte a sur.  Seguía viendo la pavorosa brutalidad de las izquierdas enzarzadas en una encarnizada lucha de clases y una horrenda matanza religiosa.  Sin embargo, no se le escapaba el espanto creado por los alzados y fueron horripilantes los calificativos que dedicó a carlistas y, especialmente, a falangistas a pesar de la buena opinión que tenía de José Antonio.  Sus últimas horas se tiñeron de un dolor indecible y, si creemos el testimonio de la persona que compartió sus postreros instantes, expiró clamando que Dios no podía abandonar a España.  Aquel falangista testigo del fallecimiento comenzó a gritar que él no lo había matado.  Cierto.  A Unamuno le dieron muerto aquellos a los que denominó los “hunos” y los “hotros”.  

Retiro - taller 'Desenmascarando a la Izquierda' con el Dr. César Vidal
Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Editorial: La sentencia del Tribunal Supremo sobre la exhumación de Franco - 09/10/19

Editorial: La sentencia del Tribunal Sup…

Oct 09, 2019 Puntuación: 0.00

El futuro de Europa: peligros y desafíos

El futuro de Europa: peligros y desafíos

Oct 07, 2019 Puntuación: 0.00

La economía que se fue - 08/10/19

La economía que se fue - 08/10/19

Oct 08, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits