Domingo, 19 de Mayo de 2019

Lo que el viento se llevó

Miércoles, 13 de Marzo de 2019

Entre los recuerdos de mi infancia me vienen con una extraordinaria nitidez mi madre y mi abuela hablando de “Lo que el viento se llevó”.  No conseguí nunca que me la contaran salvo episodios como el de Escarlata visitando en la cárcel a Reth Butler, pero no me cabe la menor duda de que años después de verla seguían impresionadas. 

Yo la leí con diecisiete años tras encontrarla en dos volúmenes en francés – Autant en emporte le vent – en la cuesta de Moyano al modesto precio de veinticinco pesetas cada uno.  Era el principio del año y no logré pasar de la página ochenta aburrido por la insoportable coquetería de Escarlata.  De hecho, dejé la novela en una estantería a la espera de tiempos mejores.  Así llegó el verano y me entró un súbito deseo de mejorar el francés.  Como una de las vías para conseguirlo – entonces no había DVD en versión original ni era fácil comprar libros en otras lenguas – volví a echar mano de aquellos dos tomos.  Lo hice por razones académicas y quedé atrapado por motivos literarios.  Mañana, tarde y noche, no tenía tiempo para otra cosa que la de sumergirme en aquella saga sureña en la que una muchacha decidía sobrevivir y, sobre todo, que sobreviviera la hacienda de Tara aunque para ella tuviera que contraer un matrimonio de conveniencia tras otro.  Pero la novela de Margaret Mitchell no era sólo un canto a la resistencia femenina.  También contenía todo un alegato en defensa de la causa del Sur y de cómo sus gentes habían soportado una devastadora contienda y una ulterior ocupación militar dispuestos a mantener su dignidad incluso aunque la desgracia se hubiera llevado un mundo de pre-guerra como si lo hubiera arrastrado el viento.  Ni siquiera un sujeto encanallado como Butler – no digamos ya un caballero como Ashley, que era el personaje con el que yo me identificaba totalmente quizá porque estaba enamorado de Melania – podía rechazar toda la nobleza y gallardía unidas a la lucha del Sur.  He vuelto a la novela más veces ya en versión original – no, en español no he conseguido leerla nunca – y siempre me ha provocado sensaciones semejantes y sublimes.  En estos momentos, la obra es considerada políticamente incorrecta y vista mal en ciertos círculos.  No pasa de ser una indudable confirmación de hasta qué punto la dictadura de lo políticamente correcto es necia intelectualmente, estéril estéticamente y vil humanamente. 

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Editorial: La verdad sobre Rubalcaba - 13/05/19

Editorial: La verdad sobre Rubalcaba - 1…

May 13, 2019 Puntuación: 0.00

La economía que se fue - 14/05/19

La economía que se fue - 14/05/19

May 14, 2019 Puntuación: 0.00

IBM

IBM

May 14, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits