El malhadado invento autonómico

11 Septiembre, 2018
Preparativos para un conferencia de presidentes autonómicos Preparativos para un conferencia de presidentes autonómicos

El invento de las autonomías estuvo mal planteado desde el principio. Surgió de un intento por no llegar a un estado federal que jamás hubiera contentado a los nacionalistas catalanes y vascos nada dispuesto a verse iguales a otras regiones españolas. 

Se podía haber optado por una simple descentralización administrativa – lo más barato y sensato – o por un sistema regionalista como el italiano, pero, de nuevo, semejantes opciones – mucho mejores – resultaban odiosas para gentes tan intachables como Pujol y para la iglesia católica, paridora desde el siglo XIX de ambos nacionalismos tras el fracaso flagrante del carlismo.  El resultado ha sido un sistema despilfarrador, corrupto y desintegrador que ha servido, por ejemplo, para que España tenga una deuda pública de más del ciento treinta por ciento del Producto Interior Bruto, que en Cataluña se haya dado un golpe de estado, que se de empleo a terroristas euskaros a costa de los bolsillos de los contribuyentes y que haya zonas de España donde no se puede estudiar en español.  En nuestra asendereada nación, en lugar de dedicar un par de horas a la semana a las lenguas regionales – como sucede en Escocia o en Gales – decidieron que era mejor que sustituyeran a la lengua que más crece en el mundo y que cuenta con mayor número de parlantes nativos que no es otra que la de Cervantes.  De semejante dislate surgió una legión de estudiantes que, ante la posibilidad de incrustarse en la enseñanza, decidieron estudiar no filología hispana, inglesa o germánica sino, por ejemplo, catalana.  El problema es que una majadería semejante creó millares de desempleados porque no cabe engañarse: si no fuera por las subvenciones, ¿cuántos estudiarían ese hermoso dialecto del provenzal que conocemos como catalán?  Al parecer, Pedro Sánchez ya ha encontrado una manera de colocar a tanta gente y es, nada más y nada menos, que obligar a estudiar catalán a todos los alumnos de España.  De esta manera, se podrá colocar a todos aquellos que estaban convencidos de que el barceloní les otorgaría un socorrido pesebre en la administración.  Ni que decir tiene que habrá que imponer también la enseñanza obligatoria del vascuence – que ha conseguido unificarse al cabo de los siglos – del gallego – que dio lugar al portugués – y de dialectos como el bable o el panocho por no hablar de la totalmente artificial fabla. Inglés, alemán, chino, incluso matemáticas, por no decir Historia son materias que pueden desdeñarse.  Habrá quien no quiera verlo, pero el estado de las autonomías se ha convertido por multitud de razones en una verdadera desgracia.       

 

Ahora es tendencia

El malhadado invento autonómico

El malhadado invento autonómico

Sep 11, 2018 Puntuación: 0.00

Curro Jiménez

Curro Jiménez

Sep 12, 2018 Puntuación: 0.00

Decreto Ley

Decreto Ley

Sep 13, 2018 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits