Miércoles, 12 de Agosto de 2020

¡Es grande ser joven!

Miércoles, 1 de Octubre de 2014

Una de mis pasiones desde la infancia – en realidad, nunca he dejado de ser del todo un niño de suburbio – es el cine antiguo. Aquellos cines de programa doble y sesión continua fueron parte esencial de mis primeros años vividos entre el Puente de Vallecas y la avenida de San Diego hasta tal punto que me pregunto si no contribuyeron más a mi formación con las películas que proyectaban que muchas horas de colegio. He vuelto a reflexionar en todo esto, mientras veía, tras décadas, una de aquellas cintas emblemáticas de niñez.

​Se trata de Es grande ser joven, una película inglesa de 1956 que protagonizaba John Mills. No soy tan ingenuo como para creer que la vida en la Gran Bretaña post-imperial era como la de la escuela retratada en ella, pero es innegable que los valores que difundía eran los que se deseaban inspirar en una sociedad que se recuperaba todavía de la Segunda guerra mundial. Confieso que me ha conmovido ver a un director de colegio que podía reconocer sus equivocaciones; a un profesor que es no sólo apreciado sino respetado por sus educandos; a unos jóvenes que consideran un signo de rebeldía interpretar música de jazz además de clásica o a una muchacha que consulta con un docente lo que se siente al enamorarse. Por que la verdad es que yo nunca he visto a un director reconociendo que ha complicado las situaciones en lugar de arreglarlas, y el respeto no es la conducta más habitual entre los estudiantes, y la música de ahora, supuestamente rebelde, resulta estética y artísticamente horrenda y, desde luego, lo más seguro es que si una adolescente consulta a un docente sea acerca de medios anti-conceptivos o de un lugar donde pueda abortar sin que se enteren sus padres. Quizá esas diferencias sean incluso menores, pero con ellas han desaparecido también la inocencia y la ilusión. Que un menor dedique más tiempo a pensar a quién convencerá para compartir el camastro el fin de semana que a esperar al príncipe – o la princesa – azul o que su diversión discurra más por la vía del consumo de alcohol que por la de leer o aprender a tocar un instrumento musical quizá sea una cura de realismo e incluso un signo de madurez adelantada. Quizá, pero yo no puedo dejar de tener la sensación de que se ha arrancado algunos de los mejores años a una generación tras otra de jóvenes, de que no se les ha dado nada que merezca la pena a cambio – a menos que el botellón se considere suficiente – y que todo ha sido además para que el cincuenta por ciento vaya al paro. Quizá también ya no es tan grande ser joven.

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)
Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en HAS

LO MÁS LEÍDO

Ahora es tendencia

Seminario sobre Teología contemporánea (I): El ataque contra el Antiguo Testamento (1): El Pentateuco

Seminario sobre Teología contemporánea (…

Jul 16, 2020 Puntuación: 0.00

Arruinarse en pro de la mujer

Arruinarse en pro de la mujer

Jul 14, 2020 Puntuación: 0.00

¿Todas las vidas importan?

¿Todas las vidas importan?

Jul 20, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits