Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Lucas, un evangelio universal (XXVXI): la misión de los setenta (II): instrucciones para evangelizar (10: 13-24)

Domingo, 18 de Octubre de 2020

Entre la marcha de los setenta y su regreso, Lucas ubica la advertencia de Jesús sobre las ciudades incrédulas (10: 13-16).  En su día, aquellos enclaves en Galilea tuvieron la gloriosa oportunidad de escuchar a Jesús… pero no la aprovecharon.  Ese rechazo de Jesús tendría como consecuencia que su destino en el día del juicio fuera peor que el de ciudades paganas porque mucho mejor es la situación de los que escucharon y cerraron los oídos que los que nunca oyeron. 

Cuando los setenta regresaron, su alegría era inmensa tras la experiencia de haber contemplado que incluso los demonios eran incapaces de resistir el nombre de Jesús (10: 17). Semejante circunstancia llevó a Jesús a reconocer que el Diablo había padecido un impacto colosal (10: 18), algo totalmente comprensible dada la potestad que Jesús otorga a sus discípulos (10: 19).  Sin embargo, eso no era lo relevante.  Lo más importante es que sus nombres estaban escritos en los cielos (10: 20).  La afirmación de Jesús es digna de reflexión.  Sí, el Diablo retrocede donde avanza la predicación del evangelio.  Sí, es cierto que los verdaderos discípulos de Jesús tienen una autoridad indescriptible frente a las fuerzas del mal.  Sin embargo, lo importante no es esa circunstancia.  Lo auténticamente relevante es que sus nombres están escritos en los cielos.  Lo extraordinario, a fin de cuentas, es que existe una relación especial entre Dios y aquel que decide seguir a Jesús.  Es una relación que no se puede comprar ni adquirir ni merecer.  Es una relación que Dios otorga de pura gracia y que, por Su inatacable soberanía, puede iniciar con la gente más humilde y más sencilla mientras que en ella no entran aquellos que, humanamente, parecían más predispuestos para ello.  No.  El Espíritu de Dios sopla por donde quiere y hacia donde le parece y muestra a Dios a aquellos que desea (10: 21-22).  Entonces es cuando comienza una relación íntima con Dios que escapa al poder de las palabras para ser descrita.  Ahí se encuentra lo verdaderamente extraordinario, lo sobrecogedor, lo sublime.  Es una gran dicha poder contemplarlo (10: 23) porque muchos, incluidos profetas, lo habrían deseado ver y no lo consiguieron.  Y, sin embargo, Jesús no se perdía en elucubraciones como tendremos ocasión de ver pronto.

CONTINUARÁ      

Ahora es tendencia

Editorial: Elecciones americanas: Las pruebas del fraude se multiplican - 20/11/20

Editorial: Elecciones americanas: Las pr…

Nov 20, 2020 Puntuación: 0.00

Editorial: El mundo feliz de la Agenda 2030 - 19/11/20

Editorial: El mundo feliz de la Agenda 2…

Nov 19, 2020 Puntuación: 0.00

Despegamos: La conexión globalista del fraude electoral en EEUU ¿Seguirá Trump en la Casa Blanca? - 20/11/20

Despegamos: La conexión globalista del f…

Nov 20, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits