Compra ahora el nuevo libro de Lorenzo Ramirez: Las claves ocultas del 11-M
Martes, 27 de Febrero de 2024

(CXXVII): El nacimiento de la izquierda y de los nacionalismos (I): El nacimiento de la izquierda española: un retrato en negativo de la iglesia católica (I)

Viernes, 26 de Enero de 2024

La Primera República tuvo, entre otras consecuencias, la de permitir el afincamiento en España de la izquierda.  Fue su entrada muy limitada y de mínima repercusión sobre todo si se compara con lo sucedido en naciones como Francia o Alemania.   Por añadidura, aún tardaría décadas en contar con un peso mínimamente significativo en la vida de la nación.   En 1864, se había fundado la Primera internacional (AIT) en Londres.  A finales de 1868, al amparo de la revolución, llegó a España, enviado por la AIT, Fanelli que creó en Madrid un núcleo provisional de esta organización.   En 1870, se celebró el primer congreso de sociedades obreras de España y se constituyó la Federación regional española de la AIT con sede en Madrid.  Al año siguiente, tras la derrota de Napoleón III en Sedán y la caída del Segundo imperio, estalló la revuelta de la Comuna de París y Anselmo Lorenzo asistió a la Conferencia de la AIT en Londres donde se enfrentaron los anarquistas partidarios de Mijaíl Bakunin y los socialistas seguidores de Karl Marx.  Esa división del socialismo en una rama anarquista y otra marxista – denominada socialista – tendría su repercusión también en España.  Así, a finales de 1871, Lafargue, yerno de Marx, llegó a Madrid y fundó la Asociación del arte de imprimir de la que nacería años después el PSOE. 

Sin embargo, de momento, los escasos seguidores del socialismo manifestaron una tendencia contraria.  Así, en 1872, el congreso obrero de Córdoba se decantó en favor de los anarquistas y en contra de los marxistas.  Semejante paso tenía no poca coherencia psicológica.  El anarquismo tenía no pocos paralelos con una mentalidad religiosa y algunos de sus primeros dirigentes, como Anselmo Lorenzo, adoptaron un tono en el que resonaban ecos de predicador.   De manera bien significativa, la recién nacida izquierda tuvo un papel no en la revolución que derribó a Isabel II y buscó crear un régimen constitucional, sino en el movimiento cantonalista.   La sublevación de Alcoy, por ejemplo, fue impulsada por miembros de la Internacional y en Cádiz tuvo un papel esencial Fermín Salvochea.   

El anarquismo no tardó en abrazar un terrorismo místico que creía en la posibilidad de alcanzar la utopía mediante la eliminación física de aquellos que, supuestamente, impedían su advenimiento.  De manera bien significativa, arraigó únicamente en otros países de herencia católica, como Italia, u ortodoxa, como Rusia.   

Si peculiar fue esa izquierda española primigenia vinculada con pasión religiosa al anarquismo no lo fue menos la manera peculiar que adoptó el socialismo encarnado en el PSOE.  El Partido Socialista Obrero Español  se fundó en 1879 en una taberna de Tetuán, Madrid.  De sus miembros fundadores 16 eran tipógrafos; 4, médicos, 2, plateros, uno, doctor en  ciencias, otro marmolista y otro más zapatero.  En comparación con otros partidos hermanos de Europa era muy pequeño y de casi nula altura intelectual.  Esas circunstancias explican que no comenzara a funcionar hasta 1881, gracias a la política de un gobierno liberal, y que hasta 1888 no experimentara una existencia apreciable.  En ese año se fundó en Barcelona la UGT, pero lo cierto es que, finalmente, el centro neurálgico del socialismo español se estableció en Madrid desde donde irradiaría su influencia a Vizcaya, Asturias, Valladolid y Galicia. 

De manera bien significativa y que suele pasarse por alto, el PSOE no partía de un análisis marxista, en cualquiera de sus formas, como sucedía en otras naciones europeas.  Su marxismo era de segunda factura – y de baja categoría –  y se relacionaba con Guesde que fue el único autor que conocía Pablo Iglesias, el antiguo tipógrafo convertido en secretario general, y que propugnaba la huelga como instrumento revolucionario.  Esa ausencia de altura intelectual unida a una visión psicológicamente religiosa de la realidad explica que la meta del PSOE fuera, fundamental, expresa y confesamente, la dictadura del proletariado, es decir, la aniquilación del sistema parlamentario para sustituirlo por una dictadura socialista.  En ese sentido, el PSOE intentaría desde el principio, justo es decir que sin ocultarlo, minar el sistema constitucional aprovechando todos sus espacios de libertad como, por ejemplo, sucedería con la Comisión de Reformas creada por los liberales.  El PSOE fue desde su nacimiento – lo que significó un drama nada pequeño para la nación - un partido no sólo sin metas democráticas sino abiertamente anti-democrático.   Esa incapacidad para evolucionar hacia otras posiciones más templadas, como sucedería en Alemania, derivaba directamente de una visión dogmática y exclusivista de la realidad que contaba con lamentables precedentes históricos en suelo español. 

 CONTINUARÁ  

Ahora es tendencia

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 20/02/24

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Feb 20, 2024 Puntuación: 0.00

Despegamos: OTAN con Soros, dilema monetario chino credit crunch USA y Microsoft con Sánchez - 20/02/24

Despegamos: OTAN con Soros, dilema monet…

Feb 20, 2024 Puntuación: 0.00

Despegamos: Sánchez marroquí, granja digital, guerra en la Bolsa China, burbuja H2 y los espías de Microsoft - 21/02/24

Despegamos: Sánchez marroquí, granja dig…

Feb 21, 2024 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits