Sábado, 20 de Julio de 2019

Hace veinte años

Miércoles, 9 de Marzo de 2016

La semana pasada se cumplieron veinte años de la victoria electoral, más que ajustada, que desalojó al PSOE del gobierno nacional y se lo entregó a José María Aznar. Me ha llamado la atención que esos hechos de enorme trascendencia no hayan llamado apenas la atención en los medios de comunicación españoles. A decir verdad, el único artículo de fondo que encontré referido al tema es el que yo escribí para el diario La Razón, que se publicó la semana pasada y que reproduzco a continuación ligeramente ampliado. Es para pensar.

HACE VEINTE AÑOS

Hace veinte años, España estaba sumida en una grave crisis nacida de la asfixiante presión fiscal, del impacto de esa presión sobre la creación de empleo y de un gasto público descontrolado. A esas alturas, Felipe González tenía como único proyecto de futuro el de mantenerse indefinidamente en el poder, pero ese ansia no bastaba para ocultar los escándalos de corrupción del PSOE, las trágicas cifras de desempleo e incluso el crimen de estado perpetrado por los GAL. Fue precisamente entonces cuando Felipe González perdió las elecciones frente a un José María Aznar que, inmediatamente, se vio obligado a solicitar un préstamo a las cajas de ahorro para abonar la paga a los pensionistas. Aznar restringió el gasto público de la mano del extraordinario profesor Barea y bajó los impuestos inmediatamente. Esas dos medidas – sencillas, pero eficaces – reactivaron el consumo y España salió de la angustiosa crisis derivada del gobierno del PSOE, cumplió todos los criterios para entrar en el euro – algo imposible en la época de González – y, sobre todo, comenzó a crear empleo. Como no sucedía desde treinta años atrás, España no sólo aumentó el crecimiento sino que además de cada cinco nuevos puestos de trabajo generados en la Unión Europea, cuatro lo fueron en territorio español. Ni la izquierda ni los nacionalistas lo reconocieron entonces ni lo reconocerán jamás, pero aquella fue para España una época dorada del empleo, del crecimiento y del peso internacional. Desde inicios del siglo XVII no habían ido las cosas mejor – tampoco fueron así muchas veces en los siglos anteriores – pero, desgraciadamente, ya no volverían a marchar así. A veinte años de distancia del inicio de aquel proceso, parece difícil discutir que el gran error de Aznar fue no reformar el sistema. Quizá pensó que no era necesario o, más probablemente, creyó que Mariano Rajoy, al que designó como sucesor, lo haría a partir de 2004 cuando, supuestamente, iba a ganar las elecciones. De esa manera, quedaron por abordar no pocas tareas que habrían permitido con viento de popa pasar del sistema oligárquico de la Transición a uno medularmente democrático. Mariano Rajoy no pudo hacer nada en 2004 porque ese mismo año se produjeron los atentados del 11-M – esos atentados que ya nadie quiere recordar – y una población amedrentada llevó a ZP hasta la Moncloa. Aquel personaje nefasto logró lo que nadie: que la crisis estallara en España en 2007, antes que la mundial. Y ése fue sólo uno de sus aportes al desastre. Cuando Rajoy finalmente llegó al poder se limitó a seguir la política de ZP agudizando los males de España y, gracias a Montoro, llevándola a la quiebra técnica con la mayor deuda pública de su dilatada Historia. Encontrándome en Estados Unidos, comenté hace unos años con un profesor universitario que España había estado a punto de alcanzar todo y se le había escapado por entre los dedos. El norteamericano me respondió entonces: “No. No fue así. Tuvieron ustedes todo en la palma de la mano y decidieron estrellarlo contra el suelo”. Quizá tenía razón porque, veinte años después, no se divisa aquella esperanza de marzo de 1996. A decir verdad, para ser honrados, hay que llegar a la conclusión de que las mejores cifras de empleo, de bienestar y de crecimiento de la democracia, pero también los mayores golpes contra ETA y las mayores muestras de respeto hacia las víctimas del terrorismo, se hallan en el pasado, en una era que casi nadie desea ahora recordar, aquella en la que José María Aznar fue presidente del gobierno.

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

LO MÁS ESCUCHADO

Error: No hay artículos para mostrar

Ahora es tendencia

Jesús, el judío (XLIX)

Jesús, el judío (XLIX)

Jul 14, 2019 Puntuación: 0.00

Adiós China, Adiós Nanjing (III): Hangzhou (II)

Adiós China, Adiós Nanjing (III): Hangzh…

Jul 15, 2019 Puntuación: 0.00

Fairest Lord Jesus

Fairest Lord Jesus

Jul 13, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits