Sábado, 28 de Enero de 2023

Santiago Ramón y Cajal, el Premio Nobel

Jueves, 23 de Julio de 2015

Nada hubiera permitido presagiar que aquel niño nacido en Petilla de Aragón el 1 de mayo de 1852 se convertiría en padre de la neurociencia y Premio Nobel de medicina.

A decir verdad, presentó siempre problemas para adaptarse en las diversas escuelas por su carácter independiente y no dio mejor resultado como aprendiz de barbero y de zapatero. Sí era un notable dibujante y el hecho de que su padre lo llevara a un cementerio para trazar bocetos de restos humanos provocó su atracción hacia la medicina. Tras graduarse como médico en Zaragoza, sirvió en la guerra de Cuba como facultativo contrayendo la malaria y la tuberculosis y estando a las puertas de la muerte. A su regreso a España, se casó en 1879 con Silveria Fañanás que fue su compañera idónea. Catedrático de anatomía en Valencia, Barcelona y Madrid, fue también director del museo de Zaragoza y, sobre todo, fundador del Laboratorio de investigaciones biológicas, la primera institución que intentó reparar la separación que España sufría de la investigación científica desde el siglo XVI cuando, por el temor al contagio del protestantismo, Felipe II prohibió que los estudiantes españoles fueran al extranjero y la universidad de Salamanca dejó de comprar libros. Convencido de que las mejores creaciones del ser humano eran la ciencia y el arte, se definió como políticamente liberal y religiosamente, agnóstico. El paso del tiempo mantendría su liberalismo, pero lo llevaría a creer en Dios como el Creador del cosmos, una postura que defendió en su primera conferencia en la Real academia española de ciencias. Sin embargo, mantendría toda su vida una visión muy negativa de la iglesia católica a la que consideraba responsable de no poco del atraso sufrido por España durante siglos. En 1906, recibió, conjuntamente con Camillo Golgi, el Premo Nobel de medicina en reconocimiento a su obra sobre la estructura del sistema nervioso”. Se cuenta que, a altas horas de la noche, llegó el cartero llevando el telegrama en que se le anunciaba la buena noticia. Levantándose de la cama, lo recogió Silveria, su esposa. Cuando, tras abrirlo, leyó el contenido, anunció sorprendida a su marido: “Santiago, que te han dado el Premio Nobel” a lo que Cajal repuso: “Guárdalo inmediatamente y que no lo sepa nadie, que eso no me lo van a perdonar en la vida”. Cajal conocía a sus compatriotas y no sorprende que el mayor reconocimiento lo recibiera en el extranjero en forma de doctorados honorarios de Cambridge, Würzburg y Clark. La verdad era que Cajal era la muestra evidente de que, incluso frente a enormes dificultades y significativas carencias, siempre ha habido españoles que se sobreponen al conjunto de sus compatriotas. Son los que salen adelante no por haber nacido en España sino a pesar de ello.

Próxima semana: Niceto Alcalá-Zamora

Ahora es tendencia

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 23/01/23

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Ene 23, 2023 Puntuación: 0.00

Despegamos: Moneda de 1 billón de dólares, robo de hidrógeno verde y racionamientos en Europa - 23/01/23

Despegamos: Moneda de 1 billón de dólare…

Ene 23, 2023 Puntuación: 0.00

Así fue España: Los árabes llegan a España (III): El Corán (I) - 23/01/23

Así fue España: Los árabes llegan a Espa…

Ene 23, 2023 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits