Martes, 14 de Julio de 2020

XXVII.- La Hégira (I): la perplejidad de los coraishíes

Viernes, 24 de Abril de 2020

Antes del Juramento de la sangre Mahoma ya había sopesado la idea de trasladarse a Yatrib.  De hecho, como vimos, los que se encontraron con él para sellar esta nueva alianza quisieron saber si, caso de venir a su ciudad, no los abandonaría para regresar  luego a la Meca.  Para preparar aquel traslado, Mahoma fue enviando a Yatrib grupos de seguidores a los que se denominaría muhashirun (emigrados) y que estaban formados no sólo por gente de la Meca sino también de otros lugares.  No fueron muchos lo que indica las reducidas dimensiones numéricas del movimiento.  Baste decir que los tres grupos que llegaron a Yatrib apenas superaban las setenta personas.  Entre ellos, se encontraban Umar b. al-Jattab, Hamza y algunos personajes que cobrarían relevancia en los años siguientes.

Aquellas escapadas no debieron de pasar desapercibidas a los coraishíes que además no tardaron en enterarse del Juramento de la guerra.  A pesar de todo, como permanecían en la Meca Mahoma y su familia, Alí b. abi Talib y Abu Bakr al-Siddiq no debieron de pensar que existiera algún peligro para ellos.  Los coraishíes no habían llegado a ver - ¿quién hubiera podido hacerlo? – uno de los pasos más geniales dados por Mahoma.  Nos referimos a la sustitución de la lealtad de la sangre por la derivada de un vínculo más relevante, el religioso.  Semejante sustitución no era original ya que la encontramos también en el cristianismo primitivo.  Tampoco sería siempre feliz en los siglos siguientes ni se mantendría frente a toda eventualidad.  Sin embargo, en aquellos momentos, proporcionó una notable fortaleza al grupo.  A Mahoma no lo apoyaba ya su clan con mayor o menor convicción sino que lo respaldaban los emigrados de la Meca, un número considerable de aws y de jazrach, sus hermanos de leche y el clan de Halima.  El pacto – como ecuménico lo han definido algunos autores[2]  – no se aplicaba a los seguidores estrictos de Mahoma, únicamente sino también a monoteístas que estaban dispuestos a aceptar su caudillaje.

Extrañados por lo que estaba sucediendo, los coraishíes convocaron una reunión en la Dar al-Nadwa, es decir, la sede de reuniones consultivas en las que podían participar aquellos de entre los suyos que hubieran superado los cuarenta años.  La decisión a la que llegaron los idólatras fue la de que asesinar a Mahoma acabaría con todas las complicaciones que llevaban soportando desde hacía años.  Por supuesto, eran conscientes de que podían desencadenarse represalias, pero, para evitarlas, decidieron que el crimen lo perpetrara un grupo de jóvenes a razón de uno por cada clan coraishí. 

El plan fracasó.  Según una tradición relacionada con la legitimación de las pretensiones de Alí, Mahoma fue advertido – según la tradición por el ángel Gabriel.  Procedió entonces a ordenar a Alí que vistiera su manto verde hadrami en el que se envolvía para dormir.   De creer la tradición, Alí tuvo realmente suerte porque los conjurados, al entrar en la casa, lo tomaron por Mahoma, pero, en lugar de darle muerte, esperaron a que amaneciera para llevar a cabo sus propósitos.  Al percatarse entonces de que se trataba de alguien diferente, no le causaron daño alguno.  Sucediera lo que sucediera, Mahoma era más que consciente de lo que podía acontecerle y dio orden de preparar la huida hacia Yatrib.  Tenía a la sazón cincuenta y tres años.

CONTINUARÁ


[1]  Sobre el tema, véase:  J. Akhter, Oc, p. 59 ss; T. Andrae, Mahoma…, pp. 39 ss; K. Armstrong, Oc, pp. 134 ss; M. Cook, Muhammad…, pp. 12 ss; E. Dermenghem, Mahomet…, p. 42 ss; J. Glubb, Oc, pp. 149 ss; M. Lings, Oc, pp. 134 ss;  F. E. Peters, Oc, pp. 167 ss; T. Ramadan, Oc, pp. 81 ss; J. Vernet, Oc, pp. 65 ss; W. M. Watt, Oc, pp. 77 ss; C. V. Gheorghiu, Oc, pp. 220 ss.  De especial interés resulta también M. Lecker, “Muhammad at Medina: A Geographical Approach”, Jerusalem Studies in Arabic and Islam, 6, 1985, pp. 29-62.

[2]  F. M. Donner, Muhammad and the Believers. At the Origins of the Islam, Cambridge y London, 2010, p. 56 ss.

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)
Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en HAS

Ahora es tendencia

Editorial: Lo que China paga al Vaticano - 07/07/20

Editorial: Lo que China paga al Vaticano…

Jul 07, 2020 Puntuación: 0.00

La economía que se fue - 07/07/20

La economía que se fue - 07/07/20

Jul 07, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 07/07/20

Programa Completo de La Voz de César Vi…

Jul 07, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits