Lunes, 22 de Abril de 2024

Aquel Gabriel

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Me llega a este lado del Atlántico la noticia de la muerte de Gabriel Jackson.  Resulta lógico que así sea porque Jackson era mucho más conocido – aunque ya poco, la verdad – en España que en sus Estados Unidos natales.  Para muchos españoles, fue el autor de un libro prohibido que estaba ideológicamente cargado – el propio Jackson lo confesaba – y que contenía no pocos errores, pero que iba acompañado del aura de lo prohibido en la época de Franco. 

Tuvimos bastante relación en los años noventa, cuando vivía en Barcelona.  Era de conversación agradable aunque muy limitada.  Fue entonces cuando me enteré de que en su país de origen, no era prácticamente nadie e incluso había estado a punto de perder su puesto en la universidad cuando un año pretendió que le aceptaran como obligado trabajo de investigación una novela que, finalmente, se publicó en España.  En esta tierra, tan cicatera con muchos de sus mejores hijos, significaba el recuerdo romántico de una era de obras sometidas a la censura.  Incluso lo invitaban a participar como orador en mítines de izquierdas y a colaborar en prensa.  Tampoco mucho, la verdad.  A mi, por ejemplo, me pidió, en cierta ocasión, que le presentara gente porque se sentía “muy solito” – literalmente – y, muchas veces, no sabía qué hacer aparte de interpretar piezas de Mozart y de dar recetas de izquierdas a problemas verdaderamente complejos.  Me dio mucha ternura.  Al final – y no me sorprende - regresó a Estados Unidos.  Las generaciones cambiaban y sus libros carecían del encanto de lo vedado.  Además andaba espantado por lo que sucedía en Cataluña que no era la sociedad abierta y cosmopolita que había creído en los noventa sino una aldea cada vez más sectarizada.  Desde hacía tiempo ni siquiera el PSOE o IU – cerca de los cuales orbitó en algún momento – le hacían guiños.  Ha fallecido en el gran país de las barras y las estrellas donde el óbito no ha tenido eco.  No ha sido así en los medios españoles aunque se echa de menos una evaluación de su obra que no fue, bajo ningún concepto, excepcional.  También es cierto que pocos, muy pocos de los nacidos tras la muerte de Franco, han leído a Jackson.  ¡Menudo futuro les espera, presumiblemente, a aquellos que se empeñan en husmear tumbas, en pactar con los nacionalistas catalanes o en lucrarse con la Memoria histórica!  

Ahora es tendencia

Editorial: La vaca roja, el Templo de Jerusalén y la venida del Mesías - 16/04/24

Editorial: La vaca roja, el Templo de Je…

Abr 16, 2024 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 15/04/24

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Abr 15, 2024 Puntuación: 0.00

Despegamos: Irán responde a Israel, estrés petrolero, romance Musk-Milei y fraude monetario - 15/04/24

Despegamos: Irán responde a Israel, estr…

Abr 15, 2024 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits