Miércoles, 8 de Febrero de 2023

Viaje a México (III): Monterrey

Jueves, 31 de Agosto de 2017

Nada más terminar mi última exposición en Chapala, comienzo a despedirme de los presentes. En ese momento, llega otro grupo. Estoy a punto de salir cuando uno de ellos se me acerca y me pregunta si soy César Vidal, el escritor español.

Se lo confirmo. Inmediatamente, comienza a lamentar no haber estado los dos días antes. Sabía que iba a ir a Chapala un conferenciante llamado César Vidal, pero había pensado que era sólo alguien con mi nombre porque no podía creer que yo fuera hasta allí.

Me cuenta también que tiene más de treinta libros míos, pero que, en concreto, El talón de Aquiles lo ha regalado por varias docenas a personas que ocupan puestos de relevancia en la política. No lo dice por halagarme porque, efectivamente, se conoce mis libros. Puede hablar de su contenido con conocimiento de causa. En ese momento, llama a una mujer que se encuentra cerca y le dice: “¡Es César Vidal!”. A la mujer se le ilumina el rostro y exclama: “¡César Vidal!”. Me confirma lo que su esposo me ha dicho. Han dedicado muchas horas a leer – y disfrutar – mis libros. Cuando me pregunta adonde me dirijo y le digo que a Monterrey, lo lamenta porque él es precisamente de allí y se habría quedado muy a gusto en la ciudad de saber que me dirigía a ella. Con todo, antes de despedirnos, acordamos que sí, que iré a Monterrey a dar conferencias. Como me ha dicho tan amable persona – se llama Héctor – hay conexión directa con Miami por avión lo que facilita mucho las cosas.

Esta vez, en Monterrey – nuevo vuelo en nueva compañía mexicana – me espera Richard. Aunque norteamericano de origen, lleva décadas en México y conoce magníficamente el país. Me contará las leyendas sobre una colonización judía del lugar – me temo que totalmente apócrifas – pero, sobre todo, me mostrará la ciudad. Que es próspera, incluso muy próspera, en algunas zonas no admite discusión. Basta verlo. La inversión extranjera ha sido colosal y el desempleo ha descendido a algo más del tres por ciento. Incluso, dada la economía sumergida, puede ser que todavía sea menor. Sin embargo, junto con esa prosperidad, abundan las referencias a la violencia. Los asesinatos, los secuestros, las luchas entre bandas de narcos, los asesinados a los que se cuelga de los puentes llevan siendo desde hace muchos años parte de la realidad cotidiana de Monterrey. Los crímenes convierten la vida en dramática o simplemente pasan a ser una molestia que no se percibe según la época. En cualquier caso, resulta obvio que lo que podría ser un presente de prosperidad es un presente de prosperidad inquieta e inestable.

Esa tarde, pronuncio una conferencia sobre el legado de la Reforma – tanto espiritual como cultural – y, una vez más, tengo que enfrentarme con nuestra cultura común. En la Europa de la Reforma quedó consagrada desde un principio la supremacía de la ley; en la de la Contrarreforma, la de ciertas personas e instituciones. Fue una disyuntiva que quedó más que de manifiesto en el enfrentamiento epistolar entre el cardenal Sadoletto y Calvino. Mientras que el prelado insistía en que la supremacía correspondía a la institución – el papa, pero también el rey o el emperador – Calvino se remitía a la Biblia para señalar que la supremacía le correspondía a la ley y que, por lo tanto, si el papa, el rey o quien fuera no se sometía a ella su actividad era ilegítima. La gran tragedia de México – heredada de la Contrarreforma – fue que nunca ha conocido la supremacía de la ley. En algunos casos, el vacío de legalidad es tan grande que el crimen ocupa su lugar para evitar el desplome social. Es el caso de las diferentes mafias que actúan en Italia desde hace siglos y, por supuesto, de los cárteles criminales en Hispanoamérica. Por supuesto, en no pocos casos tienen conexiones con el poder, pero esos políticos, jueces, incluso policías, rara vez – si es que alguna - rendirán cuentas ante la justicia en las naciones de herencia contrarreformista. Richard y yo hablamos sobre el tema y difícilmente podríamos estar más de acuerdo.

La recepción de mi conferencia es excelente. Estoy ahora doblemente convencido de que regresaré porque también Richard me ha hablado de que desearía que impartiera nuevas conferencias en el futuro. No voy a hacer noche en Monterrey. Me trasladan en automóvil a la siguiente etapa de mi viaje. Sin embargo, algo me dice que volveré pronto.

 

CONTINUARÁ

Ahora es tendencia

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 02/02/23

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Feb 02, 2023 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 01/02/23

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Feb 01, 2023 Puntuación: 0.00

Despegamos: Robo bancario a los jubilados, empresaurios contra los hogares y petroleo ruso en España - 01/02/23

Despegamos: Robo bancario a los jubilado…

Feb 01, 2023 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits