Viernes, 7 de Agosto de 2020

Arruinarse en pro de la mujer

Martes, 14 de Julio de 2020

Hace unos años, un conocido decidió emigrar porque estaba harto de sufrir la imposibilidad de prosperar en España y conocía de sobra la posibilidad de que le cayera encima algún esbirro de la Agencia tributaria para expoliarlo y luego cobrar su bonus.  En el nuevo país, logró avanzar en su profesión y, muy pronto, se encontró escalando posiciones ligadas a sus resultados. 

Con una parte del corazón todavía en España, decidió un buen día poner a disposición de su tierra natal unos avances relacionados con su actividad profesional que significaban un salto colosal para el sector al que se dedicaba.  De hecho, lo que les ofrecía implicaba un salto tan extraordinario en esta área que, muy pronto, hubo varias personas dedicadas a esa actividad económica que se sumaron y le propusieron presentar su sistema a unas licitaciones públicas en España.  Olvidando el pasado y cargado de ilusión, pensando en ayudar a su nación de origen en un momento de especial dificultad y dotado de un proyecto verdaderamente extraordinario, mi conocido se dejó convencer y presentó toda la documentación requerida a un concurso público.  Hace apenas unos días ha sabido que el proyecto, a pesar de ser el mejor cualificado, había sido rechazado.  Naturalmente, esa eventualidad le puede acontecer a cualquiera, pero son las razones las que le han arrancado lágrimas literales.  En todos los aspectos técnicos, el proyecto obtuvo la máxima calificación.  Era lo mejor de lo mejor y muy superior a todas las otras opciones.  Sin embargo, en las áreas de aplicación del proyecto a la mujer y a las minorías sexuales y étnicas, obtuvo sendos ceros con lo que su puntuación media cayó, el plan fue rechazado y - ¡ojo al dato que decía aquel! – finalmente la licitación se la ha llevado un constructo que puede ser auténtica y pura caca de la vaca, pero que, eso sí, se ha molestado en plegarse a la ideología de género con el mismo fervor con que la generación de mi abuela se ponía medias y manguitos para entrar en la iglesia sin provocar la ira del párroco.  Desde luego, si ocasionalmente sospecho que la estupidez generada por la ideología de género va a tener un final antes de que acabe la jornada me percato de que no es así, al menos, en España.  ¿Se imaginan ustedes que dejáramos la luz eléctrica en favor del candil porque no se ha estudiado su impacto negativo en las mujeres?  ¿Deberíamos abandonar el teléfono por el tam tam porque hay gays ofendidos?  ¿Incluso tendríamos que dejar de consumir azúcar, sal y leche porque son blancas e irritan a los negros?  No se rían.  Disparates semejantes ya se perpetran en España donde el estado ha decidido arruinarse y arruinarnos, supuestamente, en pro de la mujer. 

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)
Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en HAS

LO MÁS ESCUCHADO

Error: No hay artículos para mostrar

Ahora es tendencia

Entrevista a César Vidal: Un mundo que cambia - 10/07/20

Entrevista a César Vidal: Un mundo que c…

Jul 10, 2020 Puntuación: 0.00

Despegamos: El ridículo de Calviño en Europa, todos los libros de la temporada y "Tomas falsas" - 10/07/20

Despegamos: El ridículo de Calviño en Eu…

Jul 10, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 10/07/20

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Jul 10, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits