Lunes, 6 de Diciembre de 2021

El aislamiento de Taiwan

Martes, 15 de Octubre de 2019

Al concluir la guerra civil china con la victoria de Mao, los derrotados, bajo Chiang Kai-shek se dirigieron a la isla de Formosa o Taiwán y establecieron allí un gobierno en el exilio.  Durante años, se mantuvo la ficción de que en Taiwán se encontraba el gobierno chino legítimo y de que Beijing no tenía representatividad alguna. 

A cualquiera podía gustarle más o menos el gobierno de Mao, pero semejante posición era inaceptable y más cuando China tiene un puesto en el Consejo de seguridad de Naciones Unidas. En un episodio cuyas dramáticas imágenes nunca olvidará quien escribe estas líneas, finalmente el representante de Taiwán tuvo que abandonar aquel privilegiado lugar y cedérselo a un enviado de Beijing.  Desde entonces, la situación de Taiwán ha resultado precaria.  Por supuesto, se han dado aspectos positivos como el desarrollo económico de la isla y su transformación de una dictadura autoritaria en una democracia.  Sin embargo, China sigue reclamando su soberanía sobre el lugar – una reclamación difícil de rebatir en el terreno del derecho internacional – y, sobre todo, Taiwán cada vez está más aislada diplomáticamente.  Por supuesto, cuenta con el respaldo de unos Estados Unidos que garantizan su independencia, pero la semana pasada tanto las islas Salomón como Kuribati decidieron romper relaciones con Taiwán y abrir una embajada en Beijing.  A estas alturas, Taiwán mantiene relaciones diplomáticas plenas sólo con una quincena de naciones, pero puede hacerse el lector una idea de lo que esto significa cuando observa que entre ese grupo reducido están las islas Marshall, Palau, la república de Nauru o Tuvalu, todas ellas pequeñas entidades estatales en el Pacífico sur.  A decir verdad, ante Taiwán sólo se abren dos vías.  Una es la de renunciar formalmente a algo que materialmente nunca ha sido y es la China legítima.  Se podrá simpatizar más con el gobierno de Taiwán que con el de Beijing, pero pretender que la China continental no es la China verdadera y sí lo es la pequeña isla del Pacífico resulta no sólo absurdo sino incluso claramente ridículo.  Un Taiwán que pretende ser China no tiene futuro aunque se conozcan sus raíces históricas.  La segunda opción es su reintegración al territorio nacional chino según un acuerdo semejante al que disfruta Hong Kong lo que salvaría la soberanía nacional y, a la vez, la democracia.  Todo lo demás está condenado al fracaso.

Ahora es tendencia

La ONU como instrumento de la agenda globalista

La ONU como instrumento de la agenda glo…

Nov 22, 2021 Puntuación: 0.00

Editorial: Los términos que impone la 'Big Pharma' a las naciones - 26/11/21

Editorial: Los términos que impone la 'B…

Nov 26, 2021 Puntuación: 0.00

Editorial: Saint Bill - 23/11/21

Editorial: Saint Bill - 23/11/21

Nov 23, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits