Viernes, 10 de Julio de 2020

Estudio bíblico: La literatura sapiencial (I): Proverbios: los dos primeros bloques

Viernes, 26 de Junio de 2015

​Entre los mayores aportes conocidos en el campo de la literatura universal se encuentra la denominada literatura sapiencial, es decir, aquella que está relacionada con la sabiduría.

Naturalmente, la sabiduría hay que entenderla no como la acumulación de datos sino como el conocimiento de una manera de vivir sabiamente. Los ejemplos egipcios al respecto son excepcionales – traduje algunos para mi libro La sabiduría del Antiguo Egipto – pero no puede dudarse de que la cima de la literatura sapiencial fue alcanzada por Israel y estuvo vinculada de una manera especial al rey Salomón. De hecho, Salomón llegó a tener una importancia tan acusada que en siglos posteriores se publicaron obras atribuidas a él que, por supuesto, los judíos no aceptaron como suyas, pero que en algún caso, como en el del libro de la Sabiduría, encontraron su lugar en el canon católico del Antiguo Testamento demostrando una notable capacidad para aceptar documentos falsos como auténticos y una no menos clamorosa ignorancia en relación con lo referido a las Escrituras.

El primer libro de la literatura sapiencial contenido en la Biblia es el libro de los Proverbios. La obra presenta varios bloques muy concretos. El primero (1: 1 – 9: 18) recoge una extraordinaria colección de máximas en las que se entreveran poemas, alegorías y digresiones. Su finalidad confesa es adquirir la sabiduría (1: 2-6), una sabiduría cuyo principio “es el temor de YHVH” (1: 7).

De manera bien significativa, esa sabiduría está vinculada a una educación en el seno de la familia, un concepto pasado por alto en la actualidad, pero esencial en una sociedad verdaderamente equilibrada (1: 7-9). Vivir sabiamente implica no dejarse amoldar a las modas (1: 10ss) ya que éstas pueden quizá satisfacer la codicia, pero su final es que arranca la vida (1: 19).

A partir del 1: 20, el autor desarrolla un hermoso canto en el que la sabiduría llama a los seres humanos a atender sus enseñanzas. Naturalmente, ese llamamiento se puede desatender, pero sólo el hombre sabio “habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal” (1: 33). Los capítulos 2-4 son una invitación a vivir sabiamente, invitación que en el capítulo 5 se concreta en la pureza sexual y que en los capítulos 6 y 7 incluye instrucciones sobre el trabajo, la veracidad y la fidelidad conyugal. Son todas estas cualidades muy claras en la Biblia aunque no se pueda decir que formen parte sobresaliente de sociedades como las sociológicamente católicas donde el trabajo se considera un castigo de Dios, la mentira constituye un pecado venial y la prohibición de divorcio ha ido históricamente más que ligada al adulterio que, en el caso del varón, se contemplaba con innegable benevolencia.

Los capítulos 8 y 9 contienen un hermoso canto a la Sabiduría como una entidad existente antes de la Creación. El hecho de que la Sabiduría aparezca personificada ha llevado a algunos a considerar que se trata de una de las personas de la Trinidad y, en especial, el Hijo. La realidad es que lo más probable es que nos encontremos ante una prosopopeya, es decir, una figura que presenta como personas a cualidades y uno de cuyos ejemplos más destacados históricamente es el Elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam, donde el autor se mofa con sobrada razón de papas, obispos, emperadores y letrados poniendo las burlas en boca de la locura.

A partir del capítulo 10, comienza otro bloque de proverbios de Salomón cuya forma es diferente. En este caso concreto, más que exposiciones generales, hallamos principios breves relacionados con cuestiones como los bienes materiales (10: 2; 11: 24; 23: 4); el trabajo (10: 4; 15: 19; 20: 13); la seguridad del que sigue los caminos de Dios (10: 30; 11: 8); el uso de la lengua (10: 31; 12: 22; 14: 23; 18: 13 – por cierto, algo bastante visto en este muro en la conducta de algunos); el necio y sus peligros (14: 8; 23: 9); la apreciación del presente (14: 12; 16: 25 ); los peligros del alcohol (20: 1); la educación (23: 12); la compasión (19: 17); la familia (17: 6; 18: 22; 20: 20; 23: 13; 23: 22); la administración de justicia (17: 15); o el temor de Dios (14: 26-7; 15: 33; 23: 17-8).

Por supuesto, en tan breve espacio, la exposición no puede ser exhaustiva, pero espero que sirva para proporcionar una idea aproximada de la inmensa riqueza del libro de los Proverbios al que nos seguiremos refiriendo en el próximo estudio.

Textos recomendados: Lea las citas agrupadas temáticamente en el texto.

CONTINUARÁ

 

 

Marcos 6: 30-44: La alimentación de los cinco mil

Las maneras en que históricamente se ha interpretado este pasaje son variadas y, curiosamente, bastante insustanciales desde una perspectiva espiritual. Durante siglos, se redujo a un simple prodigio casi mágico no mejor cualitativa – aunque sí cuantitativamente – que el hecho de que un ilusionista saque un conejo de una chistera. Más recientemente, la teología de la liberación – uno de tantos productos teológicamente deplorables surgidos en el interior de la iglesia católica – puso el énfasis en la supuesta visión “social” aunque implicara negar el prodigio. Así, hubo algún liberacionista que sostuvo – otros también lo sostienen – que Jesús sólo consiguió convencer a los presentes para que compartieran la comida que llevaban en sus bolsas. Desde luego, hay que reconocer que si los presentes tenían un corazón como el de los católicos españoles a la hora de sostener a su iglesia para que no viva a costa de todos los ciudadanos, el milagro de Jesús fue verdaderamente fuera de serie. Lo cierto es que el pasaje – filtrado a través de los recuerdos de Pedro – nos dice sobre el carácter de Jesús no poco y ahí reside su auténtica relevancia.

De entrada, los apóstoles regresaron de su viaje y dieron cuenta a Jesús de lo que habían hecho y enseñado (6: 30). No a Pedro, como debería ser en buena teología católico-romana, sino a Jesús. La reacción de Jesús no fue la de saber si habían recogido dinero, si habían sumado muchos adeptos, si la expansión del movimiento iba conforme a lo esperado. Por el contrario, se preocupó por ellos y les señaló que debían irse a un lugar solitario para descansar (v. 31). Aquella gente era importante para Jesús y no constituían meros peones de sus planes. Otros que pretenderían después ser seguidores de Jesús privarían a determinadas personas del derecho a casarse para que todos los bienes recogidos pasaran a la institución especial; o los someterían a la miseria; o los utilizarían como instrumentos para las empresas más inconfesables. Nada de eso aparece en la conducta de Jesús. A él le importaba el bienestar de las gentes y le importaba en cuestiones en apariencia tan prosaicas como el descanso o la comida. Fue precisamente en ese contexto donde se produjo el episodio que se recuerda – y se malinterpreta – el de la alimentación de varios millares de personas.

 

Mientras Jesús y sus discípulos se dirigían hacia ese lugar aislado (v. 32), muchos los vieron venir y los siguieron hasta alcanzarlos (v. 33). Fue entonces cuando quedó de manifiesto otra de las características del corazón de Jesús. Al ver a aquellas multitudes sin pastor, Jesús tuvo compasión (v. 34). A decir verdad, no es que en Israel, no hubiera autoridades espirituales. Las había. Existía un templo en Jerusalén y un sumo sacerdote y un clero extenso que vivía de los diezmos y las ofrendas. Sin embargo, con todo aquel aparato clerical, no se podía decir que las gentes disfrutaran del menor amparo espiritual. Sí, podían acudir al santuario, ofrecer sacrificios, asistir a ceremonias, pero no por eso dejaban de ser ovejas sin pastor. Los paralelos contemporáneos saltan a la vista y no es ni preciso mencionarlos porque están en la mente de todos. Ante esa realidad terrible, Jesús “sintió compasión”, una pálida traducción del término griego original que, literalmente, indica que se le removieron las entrañas ante el panorama que se extendía frente a él. Precisamente porque tenía compasión de ellos comenzó a enseñarles. Podría haber dicho, por ejemplo, tonterías acerca del impacto del trabajo de los pescadores en la vida de los peces del mar de Galilea, pero semejantes majaderías son indignas de un verdadero maestro espiritual. Jesús, con certeza, predicó su mensaje (1: 14-15): el tiempo ha llegado, el Reino de Dios se ha acercado, arrepentíos y creed en el Evangelio.

Pero así fue pasando el tiempo y sus discípulos inmediatamente llegaron a una conclusión, la de que había que librarse de aquella gente porque se había hecho muy tarde (v. 35-6). No es que no les importaran las personas; es, simplemente, que consideraban que la importancia era limitada. Se había hecho tarde, se podían desmayar del hambre y era mejor que, de acontecer tal eventualidad, les pillara lejos de allí (v. 36). Precisamente por eso, la respuesta de Jesús debió sonarles como un trallazo. ¡Pues claro que tenían hambre después de todo el día en el campo! ¡Pues que les dieran ellos de comer! La respuesta de los discípulos fue indicar que no existía presupuesto y es que, por supuesto, no podían saquear el 0,7 del IRPF de los galileos para enfrentarse con semejante eventualidad (v. 37).

 

Jesús podía haber aceptado las palabras de sus discípulos como argumento suficiente para no atender la necesidad de los demás. Si hay, se atiende y si no hay, pues no. Más de sentido común no podía ser. Si alguien nos da el dinero, algo haremos y si no, ni hablar. Efectivamente, ésa es una manera muy humana de pensar y actuar. No es la de Jesús. Por el contrario, indicó a sus discípulos que debían enfrentarse con la situación CON LO QUE TUVIERAN (v. 36). Como era de esperar, los discípulos señalaron que nada de aquello tenía sentido. Con lo que contaban no se podía hacer nada. De nuevo, los discípulos actuaban por puro sentido común. Con matemáticas humanas. Pero las matemáticas del Reino son diferentes. No se sustentan en lo que se puede quitar al contribuyente o en el apoyo de los poderosos o en saquear los presupuestos. Las matemáticas del Reino se basan en la fe en el Rey mesías. Por eso, de acuerdo con las matemáticas humanas – salvo que despellejes a los ciudadanos con cargo al presupuesto, vendas indulgencias o realices alguna otra forma de estafa espiritual – cinco mil personas alimentadas con cinco panes y dos peces (v. 38) sólo pueden dar como resultado hambre. Para los que creen de verdad en Jesús – y no lo utilizan como escudo para despojar a los demás de su dinero – lo poco es mucho y cuando esos cinco panes y dos peces se sitúan con fe a los pies del mesías el resultado no sólo es que cinco mil personas son alimentadas sino que además se recogen restos (v. 43).

Hay mucho del corazón de Jesús en este episodio: su preocupación por los que lo siguen; su compasión hacia el desamparo espiritual de las personas; su negativa a ver las cosas desde una perspectiva meramente material; su llamamiento a la fe por encima de cualquier otra consideración… Sin duda, mucho más que lo que suele enseñarse sobre este pasaje y también, sin duda, mucho más útil.

CONTINUARÁ

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)
Ya puedes reservar el libro de César Vidal Un mundo que cambia en HAS

Ahora es tendencia

XLIV.- La España de la Contrarreforma (I): La aventura imperial de Carlos V (I): El proyecto imperial de Carlos V (I)

XLIV.- La España de la Contrarreforma (I…

Jul 02, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 03/07/20

Programa Completo de La Voz de César Vi…

Jul 03, 2020 Puntuación: 0.00

Despegamos: Subida encubierta del IVA de los alimentos y nacionalizaciones de empresas ‘made in Spain’ - 03/07/20

Despegamos: Subida encubierta del IVA de…

Jul 03, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits