Lucas, un evangelio universal (XXXVII): Jesús insiste en el tiempo de decisión (IV) (14: 1-14)

Domingo, 7 de Marzo de 2021

La importancia – y la premura - de adoptar una decisión de seguir a Jesús continuará siendo el tema de los siguientes capítulos del Evangelio de Lucas.  Jesús vuelve a insistir en la necesidad de tomar la decisión de seguirlo en el capítulo 14 y se adentrará después en describir en el capítulo 15 cómo la salvación es por pura gracia de Dios y no por méritos humanos.  En primer lugar, Jesús va a dejar de manifiesto hasta qué punto la religión no tiene valor como tal sino que puede incluso convertirse en un verdadero obstáculo para encontrarse con Dios.  El caso del hidrópico es un claro ejemplo.  Aquel desdichado no había recibido ayuda alguna para su desgracia del sistema religioso centrado en intérpretes de la ley y fariseos.  Es más cuándo Jesús preguntó si era lícito hacerle bien en sábado, la respuesta de los interpelados fue una no-respuesta (14: 4).  Por supuesto, en la vida cotidiana procuraban que sus interpretaciones religiosas no les privaran de atender a sus bestias, pero esa excepción no la contemplaban en relación con los demás (14: 5-6).  Seguramente, habría gente que veía en esa religiosidad la solución a todo tipo de males.  En realidad, es el gran obstáculo no pocas veces para acercarse a Dios.

     Al fin y a la postre, esa religiosidad es una forma de vida que se manifiesta en conductas tan poco ejemplares como complacerse en copar los buenos lugares y en ocupar las buenas posiciones (14: 7).  He visto esa duplicidad en gentes envueltas en la proclamación de su religión unida al intento de utilizarla como plataforma para la promoción personal.  Luis Herrero solía hablar de esos “católicos profesionales” que aprovechaban la religión para obtener jugosos puestos.  Existen, pero sería injusto pensar que esa profesionalidad se limita al catolicismo.  Utilizar la religión en beneficio propio seguramente es algo que está presente en la especie humana desde los días de Caín.

     Naturalmente, los que actúan así se las prometen muy felices, pero mantener esa conducta soberbia y poco considerada constituye un riesgo que deriva en fuente de frustración.  Se ambiciona ocupar los primeros puestos olvidando que pueda llegar alguien que desplace a esas personas (14: 8-9).   La gente religiosa – pero no sólo ella - suele olvidarlo, pero los que se ensalzan a lugares que no deben cuentan con enormes posibilidades de verse humillados (14: 11).  No, en esta vida, la acción de los discípulos de Jesús es bien diferente.  No mira la mesa como el lugar en el que competir por ocupar los mejores puestos sino como la oportunidad de socorrer a algunos que no recibirían nunca ayuda y que no pueden devolver el favor.  La recompensa tendrá lugar en el momento de la resurrección de los justos (14: 14).

    Por supuesto, hay muchos que piensan que comer en el Reino de Dios constituye una bendición (14: 15) y, ciertamente, es lógico pensarlo.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que la posibilidad no es algo ubicado en el futuro sino que ya existe y es rechazada por no pocos.  Es lo que nos relata la parábola de la cena donde, de nuevo, la relación con Dios aparece descrita en términos de alegría, gozo y disfrute.  Dios invita a la cena - ¿no lo estaba haciendo con Israel en la época de Jesús? – pero las excusas para no acudir son diversas.  Por razones materiales o familiares, unos y otros  no acuden a esa cena (14: 18-20).  Ese desprecio no impide la celebración de la cena.  Todo lo contrario.  Muchos que, inicialmente, no iban a sentarse a la mesa, entran (14: 21) e incluso, como queda sitio, otros acaban ocupando un lugar (14: 23) a diferencia de los que fueron llamados inicialmente.  Se ha interpretado la parábola en el sentido de que judíos religiosos como los escribas y fariseos fueron invitados al banquete y pusieron las excusas más diversas – incluso ridículas – para no entrar.  Se abrió la puerta entonces a otros que no eran religiosos, pero aún así los lugares sin ocupar eran numerosos y los gentiles acabaron ocupándolos.  No es imposible ese acercamiento, pero sospecho que ve más en el texto de lo que hay.  La finalidad de la parábola es clara.  Dios invita a la gente a esa gran cena a la que tantas veces se refirieron los profetas, ese gran gozo que es la posibilidad de compartir mesa y mantel con Dios y esa extraordinaria ocasión que es rechazada por tantos porque lo material o lo familiar es mucho más importante.  Es lamentabilísimo el resultado de no querer entrar y, para colmo, puede convertirse en irreversible.  Todo ello a pesar de que – como veremos más adelante – Jesús era lo más lejano a esos mercachifles de la religión que ofrecen gangas falsas.  

CONTINUARÁ          

Ahora es tendencia

Despegamos: Verdades y mentiras de los profetas de la pandemia - 11/06/21

Despegamos: Verdades y mentiras de los p…

Jun 11, 2021 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 11/06/21

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Jun 11, 2021 Puntuación: 0.00

Editorial: La República Dominicana en la diana de la agenda globalista - 11/06/21

Editorial: La República Dominicana en la…

Jun 11, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits