Sábado, 23 de Enero de 2021

Carmen

Miércoles, 2 de Diciembre de 2020

En 1830, el escritor francés Prosper Merimée visitó España.  Era una época en que la nación era recorrida por las gentes más diversas que encontraban un romanticismo primitivo, incluso étnico, en los habitantes de la vieja piel de toro.  Merimée se encontró entonces con la historia de un hombre asentado en Málaga que había dado muerte a su querida por celos.  El episodio llamó la atención del galo que, en una carta dirigida a María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo y madre de Eugenia, la futura emperatriz de Francia, le relató cómo había redactado a partir de esa tragedia una novela titulada Carmen.  Como en aquella época, Merimée había leído el libro del misionero protestante George Borrow – don Jorgito el inglés – sobre los gitanos titulado The Zincali (1841) decidió convertir a la protagonista, Carmen, en gitana.  La novela estaba concluida para 1845 y dos años después se publicó en la Revue des deux mondes.  Mucho me temo que hubiera caído en el olvido con relativa facilidad de no ser porque el compositor Georges Bizet escribió una ópera del mismo título que se estrenó en 1875.

La ópera Carmen es una de esas piezas de su género que gustan incluso a los no aficionados.  El tema del toreador – en lugar de torero – las referencias al amor como un pájaro que nunca ha conocido la ley o simplemente su inicio han sido tarareados por la gente más diversa.  De hecho, en 1954, Hollywood produjo una película llamada Carmen Jones trasladada al mundo de los negros americanos donde don José se convertía en Joe y era interpretado por Harry Belafonte y Carmen era encarnada por Dorothy Dandridge.  La película se sigue dejando ver, pero ya se pueden ustedes imaginar que el nivel se ha rebajado no poco.

Diferente es la adaptación cinematográfica de Francesco Rosi que en 1984 reunió a Plácido Domingo y a Julia Migenes en una película más que notable.  De la Migenes poco se ha sabido después aunque hay que reconocer que esta hispana daba vida a la perfección a la casquivana Carmen aunque no siempre me parezca a la altura de garganta necesario.  Domingo estaba sensacional porque, se crea lo que se crea de su vida privada, fue durante décadas el número uno y, a día de hoy, no parece que haya parecido quien lo sustituya plenamente.  Por añadidura, la película es de una belleza estética realmente apabullante.  Que las primeras notas de la ópera se hayan colocado sobre las imágenes de una extraordinaria corrida de toros, que los coros hayan debido su escenificación a Antonio Gades y que los paisajes naturales sean tomas maravillosas de lugares del sur de España como Ronda convierten la película en un ejercicio estético de recreo no sólo para el oído sino para los ojos.  La España de Merimée y de Bizet tenía no poco de cartón piedra, pero, al contemplarla, real en esta película no se puede evitar más de un respingo de emoción y se comprende ese apasionamiento que afectó a tantos incluidos, de manera bien significativa, a no pocos artistas rusos o al americano Washington Irving.  Quizá África comenzaba en los Pirineos, pero España conservaba una capacidad de embrujo a la que era muy difícil resistirse.  Cualquiera que vea esta más que recomendable película comprenderá, siquiera en parte, a lo que me refiero.

Ahora es tendencia

Lucas, un evangelio universal (XXXI): El juicio correcto de lo material (II): la actitud cristiana ante el dinero (12: 22-34)

Lucas, un evangelio universal (XXXI): El…

Ene 17, 2021 Puntuación: 0.00

Editorial: ¿Tendría razón Carlos III? - 18/01/21

Editorial: ¿Tendría razón Carlos III? - …

Ene 18, 2021 Puntuación: 0.00

Despegamos: Sin rescate del euro hasta primavera, renta básica en EEUU y los negocios agrícolas de Gates - 18/01/21

Despegamos: Sin rescate del euro hasta p…

Ene 18, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits