Juncal

Miércoles, 14 de Abril de 2021

Mi impresión personal es que los años setenta y ochenta fueron la Edad de oro de las series de la televisión española.  Algunas, ciertamente, resultaron magistrales y se vuelven a paladear con enorme gusto.  Es el caso de Juncal.  El personaje lo concibió Jaime de Armiñán para un episodio de la serie Cuentos imposibles y tuvo la magnífica idea de transformarlo en una genial serie propia.  Su historia es la de un matador de toros que quedó cojo tras una cogida y que, expulsado de casa por la mujer con la que ha convivido, intenta continuar su existencia de buscavidas pero ya desamparado totalmente.  La serie resultó muy popular porque Francisco Rabal interpretó uno de los mejores papeles de su vida – otro sería el del pícaro de Truhanes o el del subnormal de Los santos inocentes – y porque los secundarios como Manolo Zarzo, Fernando Fernán Gómez y sobre todo El brujo que encarnaba al limpiabotas Búfalo estaban sensacionales.  La especial configuración del personaje y la maravillosa ambientación resultaban también extraordinariamente atractivas.  He vuelto a ver Juncal hace unos días y tengo que decir que la serie me ha parecido mucho, muchísimo mejor que cuando la vi por primera vez hace casi un cuarto de siglo.  La evocación no sólo de los toros sino también de Andalucía, de maneras concretas de hablar y comportarse, de las comidas, incluso de los aromas me ha parecido difícil de superar.  Con todo, lo que más me ha cautivado es ese personaje que sólo puede ser español aunque cuenta con algunos descendientes a este lado del Atlántico.  Juncal es embustero, sinvergüenza, mujeriego, infiel, sablista, pícaro, a fin de cuentas.  Sin duda, una sociedad con muchos Juncales sería una calamidad como se puede ver a ambas orillas del océano, pero… pero, a la vez, constituye un claro reflejo de lo mejor y de lo peor del carácter español porque a lo anterior une el ingenio, la labia, la inexpugnabilidad, el ansia por seguir adelante cuando ya no queda nada, el gracejo, la generosidad alocada o la hidalguía en determinadas situaciones.  Lo dicho: una sociedad con Juncales no va a despegar jamás, pero siempre tendrá una proyección literaria extraordinaria como puede verse en la literatura del Siglo de Oro.  No creo exagerar si sostengo que Juncal merece estar al lado de los arquetipos hispanos al lado de la Celestina, el Lazarillo, el don Juan o Don Quijote y Sancho.  La serie es de acceso libre.  Aquí les incluyo el primer episodio por si se animan a verla.  God bless ya!!!  ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!

Y aquí está el primer episodio

Ahora es tendencia

Quo vadis, Cuba?

Quo vadis, Cuba?

May 10, 2021 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 10/05/21

Programa Completo de La Voz de César Vid…

May 10, 2021 Puntuación: 0.00

Despegamos: Saqueo del recibo de la luz en España mientras Wall Street se prepara para la caída - 10/05/21

Despegamos: Saqueo del recibo de la luz …

May 10, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits