Miércoles, 17 de Julio de 2019

La gaviota

Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Chéjov lee La gaviota a los artistas del Teatro de Arte de Moscú. Chéjov lee La gaviota a los artistas del Teatro de Arte de Moscú.

Conocí, por primera vez, a Chéjov a través de sus cuentos cortos.  Aún podría precisar más.  Fue gracias a un relato de terror de corte maupassantiano recogido, si no recuerdo mal, en una antología de horror y misterio.  De ahí pasé muy pronto a las novelas y, finalmente, me topé, como no podía ser menos, con su teatro. 

La primera profesora de ruso que tuve, allá por el año 1975, solía decir que en las obras teatrales de Chéjov nunca pasaba nada.  No era mala profesora, aunque, como convencida  comunista odiaba a Solzhenitsyn y en su juicio sobre Chéjov se equivocaba de medio a medio.  Si algo se puede decir del teatro de Chéjov es precisamente que en él se entrelazan multitud de situaciones y que constituye mucho más que un panorama cortical de la sociedad rusa de inicios del s. XX.  La gaviota es un ejemplo sazonado de lo que afirmo.  En una finca de verano confluye un conjunto de personajes que permiten analizar toda una época.  El escritor famoso que se sabe mediocre, la actriz cansada, la joven con ilusiones, el joven pedantemente rebelde, la casada cansada y ansiosa de cambiar de vida, el marido egoísta y desconsiderado, el profesional que se ve vacío moral y psicológicamente tras años de ejercicio…  Los intérpretes superficiales de Chéjov suelen decir que se trata de esa sociedad decadente que sería barrida por la revolución bolchevique.  Personalmente, estoy convencido de hay mucho más en La gaviota de lo que indica ese análisis ramplón.  En sus escenas, se describen la familia y el matrimonio, la juventud y la vejez, la vanidad y el vacío existencial, el miedo y la esperanza, el ansia de éxito y el fracaso, incluso las relaciones materno-filiales y el amor esperado y frustrado.  Precisamente por ello, resulta tan extraordinariamente actual.  Tanto que la última vez que la contemplé representada por el Teatro de cámara Chéjov que dirige Ángel Gutiérrez me dije que la acción podría haber transcurrido en un chalet de la sierra de Madrid o de Matadapera, en Torremolinos o en Alicante.  Y es que Chéjov es un clásico ruso y, precisamente por ello, resulta no sólo intemporal sino universal.     

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Elvira Roca: un fraude al desnudo

Elvira Roca: un fraude al desnudo

Jul 10, 2019 Puntuación: 0.00

Programa Completo - 12/07/19

Programa Completo - 12/07/19

Jul 12, 2019 Puntuación: 0.00

Editorial: España priva a la policía nacional del equipo necesario para entregárselo a Marruecos - 10/07/19

Editorial: España priva a la policía nac…

Jul 10, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits