Sábado, 16 de Octubre de 2021

The Irishman

Miércoles, 4 de Diciembre de 2019

Cuando los italianos comenzaron a llegar de manera masiva a los Estados Unidos se encontraron con una resistencia muy extendida entre la población americana fundamentalmente por dos razones.  La primera es que, siendo católicos, traerían la idolatría del culto a las imágenes expresamente prohibida en el Decálogo (Éxodo 20: 4 ss), un pecado gravísimo que implica maldición para la tierra; la segunda es que importarían la mafia.  No voy a entrar en el primer tema – la verdad es que resulta revelador que las conversiones al catolicismo en Estados Unidos son casi tan excepcionales como las que se producen al islam – pero el segundo es la base de la última película de Martin Scorsese.  La mafia ha estado vinculada en la Historia de los Estados Unidos a inmigrantes católicos – irlandeses, italianos, ahora hispanos – y, en alguna época, judíos y ésa es una realidad que aparece en esta película donde el protagonista es un sicario irlandés de la mafia italiana.

La película de Scorsese es muy larga – tres horas y media – y, sin duda, lenta.  En opinión de quien esto escribe podría haber durado sólo dos horas y contar lo mismo de manera más rítmica.  Aún así, la cinta se deja ver con interés y no aburre ni cansa.  Es así porque va relatando la peripecia vital de un asesino irlandés (Robert de Niro) que comienza a trabajar para un mafioso italiano (un Joe Pesci que interpreta a un personaje muy diferente al que nos tiene acostumbrado) y que fue el responsable de la muerte del sindicalista Jimmy Hoffa (Al Pacino).

Lo que podemos ver en estas horas de metraje es la existencia de una organización que tuvo el suficiente poder como para provocar el pucherazo que llevó a la Casa Blanca al único presidente católico de la Historia de Estados Unidos, como para presionarlo para invadir Cuba a fin de recuperar sus casinos, como para proceder a asesinarlo – con colaboración de la CIA, dicho sea de paso como muestra la cinta – cuando Kennedy no cumplió la palabra dada a los mafiosos y como para contar con un peso extraordinario en el sindicato más importante de la nación.  En otra nación, semejante entramado de crimen organizado habría triunfado en toda regla.  Es - ¿por qué vamos a ocultarlo? – el caso de Italia donde las regiones sufren distintos tipos de mafias que, por cierto, colaboran estrechamente con la Santa Sede según se ha documentado más que abundantemente.  No es el caso de Estados Unidos.  A lo largo de la película, vamos viendo cómo los capos fueron cayendo muertos o acabaron en prisión a lo largo de su carrera en plazos relativamente cortos.  El crimen organizado existía y existe, pero ese crimen es combatido por un sistema totalmente contrario a semejante fenómeno y que no deja de derrotarlo vez tras vez, algo que, lamentablemente, no se puede decir en México e incluso en Colombia por no hablar de naciones como Venezuela o Bolivia donde el narcotráfico mafioso arranca del propio gobierno.

No voy a entrar en detalles de una película repleta de ocasiones para reflexionar, pero, más allá de una historia de gangsters, The Irishman es un relato que obliga a pensar y pensar muy a fondo en cuestiones como por qué la mafia surge en ciertas culturas y no en otras y por qué es perseguida y derrotada en algunas naciones y en otras, por el contrario, acaba siendo más fuerte que el estado. 

Me queda la duda si muchas de las referencias de la película serán entendidas por un espectador no familiarizado con la Historia americana de los años sesenta o setenta, pero, aún así, merece la pena verla.

 

Ahora es tendencia

Despegamos: Pacto secreto en la UE, guerra en el FMI y los gobiernos se forran con la inflación - 11/10/21

Despegamos: Pacto secreto en la UE, guer…

Oct 11, 2021 Puntuación: 0.00

César Vidal a corazón abierto con Adriana de Jesús

César Vidal a corazón abierto con Adrian…

Oct 11, 2021 Puntuación: 0.00

Editorial: El día de la Hispanidad - 12/10/21

Editorial: El día de la Hispanidad - 12/…

Oct 12, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits