Viernes, 23 de Agosto de 2019

Yentl

Miércoles, 12 de Junio de 2019

Era yo todavía muy joven y descubrí que en un estanco del barrio habían organizado una especie de economato de libros que, supuestamente, los abarataba. Me apunté porque nunca tenía bastante dinero para mis lecturas y además pillaba cerca de casa.

  No tardé en descubrir que en el establecimiento se las veían y se las deseaban para conseguir los libros y que, puesto a perder tiempo, me podía permitir subir al centro y comprarlos.  Cansado de la situación, decidí liquidar mi cuenta, pero entonces me informaron de que no podía retirar dinero alguno aunque sí cambiar el depósito por libros.  Me sonó declaradamente a timo, pero no era cuestión de discutir con el estanquero y su hermana y me sometí a la arbitraria imposición.  Me llevé así a casa un par de volúmenes de un autor que desconocía y que se llamaba Isaac Bashevis Singer.  Aún no le habían otorgado el Premio Nobel de literatura, de manera que caminaba yo, como diría Pablo de Tarso, por fe que no por vista y la verdad es que mi fe obtuvo recompensa.  Entre aquellas páginas, descubrí la historia de Yentl, la muchacha del shtetl.  Yentl era una joven a la que su padre había decidido enseñar la Torah y el Talmud aún en contra de las costumbres de su tiempo.  Cuando sus alumnos abandonaban la casa, el buen padre proporcionaba a su hija a escondidas una sabiduría ansiada y divina.  Pero un día, el padre moría y Yentl se encontraba en un mundo que le reservaba papeles no deseados.  La salida que encontraba entonces era la de disfrazarse de hombre y entrar en una yeshivah para seguir estudiando y a partir de ahí su existencia cambiaba radicalmente.  Años después, Barbra Streissand realizó una notable versión musical de la novela de Singer.  Con todo, no lograba reproducir  – a fin de cuentas era una emancipada judía americana – el mundo asfixiante y a la vez conmovedor que Singer describía en su obra.  También la conclusión era muy diferente porque los finales de Singer suelen ser más desasosegantes que felices.  Con todo, merece la pena ver la película y merece la pena leer el libro.  Por mi parte, he vuelto a Singer y a Yentl en multitud de ocasiones y creo que la razón es que me sigue emocionando encontrarme con alguien que para aprender cambia de aspecto, de vida e incluso está dispuesto a fingir que cambia de sexo. 

Si quieres recibir por e-mail todas nuestras novedades y contenidos exclusivos, rellena este formulario y pulsa el botón enviar:
(Únicamente pueden suscribirse mayores de 16 años)

Ahora es tendencia

Programa Completo - 12/07/19

Programa Completo - 12/07/19

Jul 12, 2019 Puntuación: 0.00

Editorial: El negocio de los menas - 09/07/19

Editorial: El negocio de los menas - 09/…

Jul 09, 2019 Puntuación: 0.00

Las noticias del día - 12/07/19

Las noticias del día - 12/07/19

Jul 12, 2019 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits